PÓMULOS Y LABIO

Aumento de pómulos

Después de realizar fotos digitales con un programa especial, se anotan en diferentes puntos, llamados puntos de lifting, las cantidades de ácido hialurónico y las zonas a tratar. Después de desinfectar toda la zona de la cara se marcan dichos puntos en la piel para el tratamiento. Normalmente la cánula penetra en la piel por uno o dos puntos por lado y a partir de aquí se llega a todos los puntos deseados con el fin de ejercer un tensado de la piel.

Aumento de labios

Antes de realizar un aumento de labios debemos analizar las características de la zona peribucal de cada persona. Es fundamental que tanto la zona de labio superior como de labio inferior tengan un soporte correcto.

En edades tempranas esto suele ser así pero con el paso de los años se reabsorbe o atrofia la grasa que está entre la piel y el músculo orbicular del labio. Una forma de comprobarlo es contraer el músculo orbicular como si quisiéramos dar un beso. Si aparecen arrugas verticales (código de barras) significa que antes de proceder a realizar cualquier tipo de tratamiento en labios debemos corregir y dar soporte a la zona superior e inferior. De otra forma no quedaría natural.

Para comprobar dicha pérdida de grasa utilizamos ecografía de la zona. También a la palpación cuando falta soporte y “pellizcamos” la piel, ésta se nos queda en la pinza que hacemos con los dedos. Si no falta soporte notamos que no podemos pellizcar solo la piel notando compacto el tejido subcutáneo.

El labio en sí, lo podemos perfilar, proyectar, aumentar, corregir asimetrías etc. dependerá de la valoración de cada caso en particular de realizar un perfilado o un aumento o una proyección o bien una combinación de dicha opciones.

Solicita información:

Envíanos un mail con tu consulta o tus dudas, estaremos encantados de resolverlas.